La educación iba a ser el eje fundamental en la política del Presidente Enrique Peña Nieto. Pero se siguen pagando salarios a ‘maestros fantasmas’ que jamás entran a un salón de clases, mientras que los niños no tienen las herramientas – y a veces ni siquiera la comida – que necesitan para aprender

Son casi las cuatro de la tarde, y una cuarta parte de los estudiantes de quinto grado de la escuela primaria Ángel Albino Corzo no han comido en todo el día. Los niños están inquietos y distraídos mientras que su maestro les explica las decimales en el pizarrón blanco.

Están contando los minutos hasta el descanso, cuando se les dará una pequeña porción de frijoles con tortillas: para algunos, es la única comida que comerán hoy (las escuelas en México están divididas en dos turnos distintos; estos niños estudian de 1:30 a 6 pm).

Continue reading…

Facebook Comments

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.